¿Cómo purgar radiadores de calefacción?

Si has notado que los radiadores de tu casa no calientan lo suficiente, que se quedan fríos por algunas partes o has empezado a escuchar unos ruidos extraños similares a un gorgoteo en su interior, seguramente necesitas purgarlos.

Purgar un radiador es eliminar el aire que ha quedado atrapado en el circuito de la calefacción durante los meses de calor en los que no se ha utilizado.

Este aire impide que el agua circule correctamente por la instalación, provocando que a los lugares donde no llega, no se calienten. Llegados a este punto querrás saber la forma correcta de purgar radiadores de calefacción. Aquí te vamos a dar las pautas para hacerlo de un modo rápido y sencillo.

¿Cada cuánto tiempo se tienen que purgar un radiador?

El mejor momento para llevar a cabo el purgado de los radiadores es hacia el inicio del otoño, en el mes de octubre, justo antes de la llegada de las bajas temperaturas.

De esta forma, cuando necesitemos calentar el hogar, el sistema de calefacción funcionará a pleno rendimiento y nos proporcionará el confort deseado en el interior de la vivienda. No obstante, es un procedimiento que se puede realizar satisfactoriamente en cualquier momento del año, siempre y cuando la calefacción no esté funcionando.

como purgar radiador

Esto supondría un problema al verse el flujo del sistema interrumpido y además podría ocasionarnos quemaduras durante el proceso.

Es una tarea que se recomienda hacer todos los años siempre y cuando sea necesaria, para asegurar un funcionamiento eficiente de la instalación que nos permita optimizar el consumo de energía y reducir el gasto económico que supone la temporada de frío.

¿Por qué se deben purgar los radiador?

Un sistema de calefacción purgado, sin rastro de aire en su interior, permitirá optimizar el uso del sistema de calefacción. Conseguir que los radiadores se calienten en su totalidad según el diseño de la instalación, ofrecerá el máximo calor en el hogar con el menor consumo energético posible, que se traducirá en un menor coste económico que el presupuesto familiar agradecerá.

Se puede realizar siguiendo unas fáciles instrucciones o delegar la tarea en un servicio técnico especializado. Éste revisará la instalación en busca de cualquier desperfecto, rotura o pérdida de agua que presente y podrá resolver todas las dudas sobre el mantenimiento del sistema de calefacción y aportar sugerencias que optimicen el funcionamiento de los emisores de calor de la vivienda.

No hay que olvidar que aunque el purgado de radiadores es un procedimiento sencillo, es importante realizarlo de manera correcta y segura.

¿Los radiadores se purgan con la caldera en marcha?

Para hacer un correcto purgado de los radiadores, tendremos que tener la caldera apagada, no se deben purgar los radiadores con la calefacción encendida. Los radiadores deberán estar fríos y el la caldera apagada. Por ende, el aire acumulado en el sistema no se moverá y el aire se quedará acumulado en la parte superior del radiador para facilitar la manipulación y el purgado del mismo.

Guía paso a paso para purgar un radiador

Las instalaciones de calefacción pueden tener dos tipos de purgadores: automáticos o manuales. Si la instalación tiene un purgador de tipo automático no tenemos que hacer nada ya que el aire sale por sí solo. Si es de tipo manual, tendremos que realizar el purgado siguiendo los siguientes pasos:

  • Asegurarnos de que es necesario purgar los radiadores. Basta con encender la calefacción y notar si la parte de arriba de algún radiador se queda fría. Esto significa que tiene aire ya que éste tiende a subir y se acumula en las zonas más elevadas del aparato.
  • Colocar un recipiente bajo la llave. Será el que recoja el agua cuando empiece a salir del De esta forma evitaremos mojar el suelo.
  • Girar la llave para abrir la válvula. Se puede usar un destornillador o una moneda. Empezará a salir primero el aire atrapado y algo de agua de manera intermitente. Suele tener un olor desagradable
  • Cerrar la llave. Cuando el chorro de agua salga de forma continua, el aire habrá salido por completo y podremos cerrar la válvula de nuevo utilizando el destornillador o la
  • Repetir la operación en todos los radiadores del sistema de calefacción. Es preciso seguir el sentido del flujo del agua del circuito para que el resultado sea un éxito.

Si se trata de una instalación con caldera, hay que empezar el purgado por el radiador más próximo a la misma ya que es el que marcará el sentido del flujo del agua. Al terminar el proceso, es necesario revisar la presión que marca que debe estar entre 1 y 1,5 bares.

En los edificios que tienen calefacción central, el purgado de los radiadores de cada vivienda influye en el correcto funcionamiento de toda la instalación, por lo que es importante que todos los vecinos realicen el purgado de sus radiadores antes de su puesta en marcha.

Esperamos que estos consejos hayan conseguido que no tengas que volver a preguntarte. ¿Cómo purgar radiadores de calefacción? Ante cualquier duda, no dudes en contactarnos.

Dejar un comentario

Call Now ButtonLLAMAR AHORA