Cómo limpiar aire acondicionado

Cuando pasa el verano y los meses de calor solemos dejar olvidado el aire acondicionado hasta que vuelven a entrar los meses en que es necesario su uso en nuestro hogar. El problema: que no le hemos dado el mantenimiento adecuado. ¿Cómo limpiar aire acondicionado? Te lo contamos a continuación y te detallaremos todos los pasos que deberás seguir.

Como hemos dicho en la introducción, el olvidarse durante tanto tiempo de nuestro electrodoméstico puede tener unas consecuencias cuando volvamos a usarlo.

Y es que encender el aire acondicionado tras meses de desuso y sin limpiarlo va a hacer que suelte toda la suciedad que ha acumulado durante meses y, lo más preocupante para nuestra salud, muchas bacterias que también se han quedado en su interior.

¿Cómo realizar una limpieza de aire acondicionado?

La limpieza de un aire acondicionado es mucho más sencilla de lo que puedas pensar. Cualquier usuario puede encargarse de realizarla, ya que son tareas de limpieza muy básica y de partes fácilmente accesibles.

Es recomendable que se realice un correcto mantenimiento y una limpieza anual para asegurarnos del correcto funcionamiento del equipo.

Cómo limpiar los filtros del aire acondicionado

Se trata seguramente de la acción más habitual y conocida cuando hablamos de limpiar nuestro aire acondicionado. Los filtros tienen una labor muy especial en el funcionamiento del equipo, que no es otra que la de retener todas esas bacterias y ácaros para que no lleguen hasta nosotros.

limpiar aire acondicionado

Por lo tanto, una buena limpieza de los mismos es estrictamente necesaria si queremos que el aire que sale de la rendija de nuestro electrodoméstico sea lo más puro posible y no un elemento dañino para nuestra salud.

Su extracción del equipo es muy sencilla, ya que en prácticamente todos los equipos (independientemente de la marca) solo tenemos que abrir una pequeña pestañita para poder acceder hasta ellos.

La limpieza es aún más fácil, aunque tenemos varios “grados de limpieza”. Lo más habitual es introducirlos en agua fría (la caliente no es nada recomendable puesto que puede deteriorarlos) y utilizar algún tipo de cepillo de forma suave para terminar de eliminar la suciedad que esté más adherida. Sin embargo, para una limpieza algo más profunda, podemos usar una aspiradora previamente al lavado, también usada de forma suave para no dañar los filtros.

⚠️ ¿El aire acondicionado no enfría bien? Aire acondicionado no enfría 👈

Para secarlos después del lavado, debemos dejarlos reposar en un lugar en el que no les de el sol directamente, puesto que volverían a acaparar bacterias rápidamente y la limpieza no serviría de nada.

Cómo limpiar la unidad interior del aire acondicionado

Tan importante es limpiar los filtros del aire acondicionado como hacer lo propio con la unidad interior y las partes a las que tenemos acceso tras sacar los propios filtros de nuestro equipo.

Mientras se secan los filtros que acabamos de limpiar, podemos proceder a limpiar estas zonas del interior, para las que nos bastará con tener a mano una bayeta con agua y un poco de jabón.

Nuevamente de forma suave, procedemos a repasar las rejillas de salida de aire que, al estar cercanas a los filtros, es muy habitual que también sean importantes focos de concentración de suciedad.

Cómo limpiar la unidad exterior del aire acondicionado

En realidad, con los dos pasos que hemos tratado anteriormente, ya debería de ser más que suficiente para un correcto mantenimiento de nuestro equipo de aire acondicionado.

Sucede que, tan importante como la unidad interior, que es la que tenemos ubicada en nuestras estancias, lo es la exterior. Esta unidad es la que se encarga de realizar todo el proceso de refrigeración del aire.

El problema es que, por el ruido y la temperatura que alcanza en su actividad, se coloca siempre a las afueras de nuestra vivienda, siendo de difícil acceso, sobre todo, si vivimos en un piso.

Por ello es más recomendable dejar esta limpieza a profesionales, aunque si podemos acceder fácilmente a la unidad y/o tenemos experiencia en este tipo de tareas, podemos hacerlo por nuestra propia cuenta, aunque con extrema precaución por nuestra integridad.

De lo que nos tenemos que encargar principalmente es de examinar que no haya ningún tipo de obstrucción en el tubo que se encarga del desagüe o en las diferentes entradas de aire.

Con esto y una pequeña limpieza superficial mediante la ayuda de un compresor de aire que nos permita eliminar la suciedad que pueda haber en los elementos, todo estaría más que listo.

Frecuencia de limpieza aire acondicionado

Por el contrario de lo que puede pensar la mayoría de la gente, no hace falta que estemos limpiando nuestro aire acondicionado todos los meses, ni mucho menos. Basta con que hagamos una limpieza a fondo una vez que finalice el verano y otra antes de comenzar a ponerlo el año siguiente.

Cuando más sufre este electrodoméstico es en los meses en que entra en desuso, porque es cuando toda esa suciedad que puede entrar por las diferentes vías, permanece en su interior.

De ahí que sea tan importante entender que es imprescindible una limpieza justo cuando acaba su época de mayor uso y otra justo cuando vamos a empezar a usarlo de nuevo.

¿Lo mejor de todo? Que entre las dos limpiezas no vas a invertir más de una hora, así que no tienes excusa para no realizarlas y garantizar así un mejor rendimiento del equipo y una mayor protección a los tuyos.

Porque un aire acondicionado limpio siempre resulta mucho más eficiente, algo que va a repercutir positivamente en tu factura de la luz. Además de esto, con un correcto mantenimiento vamos a conseguir reducir al mínimo las posibilidades de que nuestro equipo sufra una avería.

Esperamos que los consejos de cómo limpiar aire acondicionado te sirvan y los conviertas en una constante todos los veranos. Con tu equipo limpio podrás tener la tranquilidad de saber que su rendimiento va a ser óptimo y la calidad de tu aire correcta.

5/5 - (2 votos)

Dejar un comentario

Call Now ButtonLLAMAR AHORA