¿Cuál es el consumo de un aire acondicionado?

Los sistemas de aire acondicionado se han convertido en aliados de gran importancia en el hogar. Con ellos, logramos la temperatura ideal dentro de casa para maximizar nuestro confort y crear un espacio en el que evitar el frío o el calor excesivo, dependiendo de la época del año.

Por este motivo, cuando queremos hacernos con este tipo de equipos buscamos en el mercado siempre la mejor opción en cuanto a sus prestaciones, pero también nos fijamos en el consumo. Como usuarios, queremos valorar su impacto en la factura de la luz dado que es un electrodoméstico de uso diario.

¿Cuánto gasta un aire acondicionado?

La realidad es que los sistemas de aire acondicionado consumen menos de lo que esperamos. En este hecho han influido precisamente las grandes firmas tecnológicas, que han puesto el foco en dos cuestiones primordiales: por un lado, reducir al máximo el gasto de energía de sus productos para disminuir el impacto en la economía de los usuarios y, por otro, sumar en la protección del medio ambiente.

Si nos centramos en el factor económico y en cuánto puede gastar de media un aparato de aire acondicionado al mes, primero debemos tener en cuenta cómo se calcula la potencia del mismo. El esfuerzo que realiza el propio sistema será clave a la hora de medir su consumo estimado.

No es lo mismo estabilizar la temperatura de una estancia pequeña que la de un salón considerablemente más amplio.

La potencia mencionada anteriormente se mide en frigorías, que básicamente se trata del consumo en vatios (W) que el aire acondicionado realiza para disminuir la temperatura ambiente de un espacio. La media generalizada es de 150 frigorías por cada metro cuadrado.

Por ende, si nuestro salón tiene una superficie de 25 metros cuadrados, el sistema deberá generar una potencia estimada de 3.750 frigorías. Por este motivo, a la hora de buscar un aparato de aire acondicionado, es importante prestar atención a los datos de consumo.

Cada sistema cuenta con unas características y requerimientos diferentes, propias de las diferentes marcas desarrolladoras, pero lo importante es encontrar la opción que más se ajuste a nuestras necesidades.

¿Por qué es importante conocer la eficiencia energética de nuestro aire acondicionado?

Como hemos comentado con anterioridad, las principales firmas tecnológicas del mercado también persiguen la máxima eficiencia de sus aparatos de aire acondicionado. Esto quiere decir que sus esfuerzos se centran en lograr que los sistemas aumenten su efectividad reduciendo al mismo tiempo su consumo de energía. La meta es reducir el gasto económico de los usuarios, pero también caminar hacia la sostenibilidad, crear tecnología más respetuosa con el entorno.

Por este motivo, durante los últimos años hemos podido ser testigos de la implantación de un sistema de etiquetado homologado por la Unión Europea que mide la eficiencia de los electrodomésticos del hogar.

Una serie de distintivos que aporta información sobre el consumo y que podemos identificar por una rango de letras. Hoy día, encontramos las más eficientes como A+, A++ o A+++, llegando hasta la D, con registros de menor calado en cuanto a eficiencia.

Esta serie de etiquetas nos aporta datos de gran relevancia a la hora de encontrar el sistema de aire acondicionado que mejor se ajuste a nuestras necesidades.

El motivo es obvio: cuanto mejor eficiencia energética, menor será el gasto en la factura de la luz. Por tanto, se maximizará el ahorro mensual y la amortización del electrodoméstico adquirido será más sencilla y rápida. Hablamos de información importante para cuidar nuestro bolsillo mientras aportamos confort a nuestro hogar.

Por esta razón, es importante conocer qué significan las diferentes calificaciones que aparecen en las etiquetas. Aunque se trata de un sistema cambiante, a día de hoy tenemos que los distintivos A+++, A++ y A+ son los más altos en cuanto a de eficiencia energética.

consumo aire acondicionado

Aquellos que ofrecen un nivel moderado vienen marcados por las letras A y B, y los que se caracterizan por una baja o mala eficiencia, podemos distinguirlos por las letras C y D.

¿Por qué elegir un aire acondicionado de bajo consumo?

Con todo lo explicado hasta ahora, las razones por las que debemos elegir un aire acondicionado de bajo consumo resultan lógicas. Un sistema que ofrezca una alta eficiencia energética supondrá un punto de inflexión tanto en nuestro bolsillo como en el confort de nuestro hogar.

De esta manera, podremos disfrutar de la máxima comodidad en casa, en un ambiente fresco en pleno verano o cálido e invierno, sin preocuparnos por si la factura de la luz alcanza un coste desorbitado a final de cada mes.

Además, con un sistema de aire acondicionado de máxima eficiencia, contribuimos también a la protección del medio ambiente.

La tecnología del aparato permite ofrecer el mejor funcionamiento realizando el menor consumo de energía posible, optimizando de esta forma los recursos que necesita para cumplir su función. Combinar comodidad en el hogar, ahorro económico y sostenibilidad es ahora posible gracias al desarrollo de equipos más sostenibles.

5/5 - (1 voto)

Dejar un comentario

Call Now ButtonLLAMAR AHORA