Principales averías en hornos eléctricos

Hoy en día es raro encontrar un hogar que no disponga de un horno eléctrico en su cocina. Este electrodoméstico se hace imprescindible para cocinar multitud de platos distintos sin apenas manchar y gracias a las innovaciones tecnológicas, con un gasto energético cada vez menor.

Debido a las altas temperaturas que alcanza este electrodoméstico cuando está en marcha y la gran potencia que requiere para funcionar, es muy habitual que sufra averías independientemente de la frecuencia con la que se use.

Los componentes de un horno eléctrico tienen gran complejidad y es necesario que las reparaciones las lleve a cabo un servicio de reaparición de hornos especializado y de confianza, que nos garantice que el problema está solucionado de forma segura. Una avería no resuelta alarga el tiempo que se necesita para cocinar, incrementando el gasto energético y económico y además puede acabar de estropear nuestro horno eléctrico para siempre imposibilitando cualquier reparación.

averías hornos eléctricos

Son muchas las incidencias que pueden producirse en este aparato, desde que se hayan fundido las bombillas, que se hayan quemado las resistencias, que las gomas de la puerta estén deterioradas, que el cristal o el tirador se hayan quemado, hasta que notemos ruidos extraños cuyo origen desconozcamos. Sin embargo, las principales averías en los hornos eléctricos suelen ser estas cuatro que te explicamos a continuación.

Horno no calienta bien

Es muy frecuente encontrarnos con que nuestro horno no calienta bien y tenemos que encontrar el fallo o la avería. Esta avería puede deberse a causas muy distintas y dependiendo de cuál sea, tendrá una solución u otra.

Es fundamental identificar el origen, que puede ser:

  • Fallo en la alimentación eléctrica,
  • La puerta no cierra correctamente alterando el sistema de sellado,
  • Corte en algún punto de las resistencias,
  • Termostato de seguridad estropeado por sobrecalentamiento,
  • Avería en los relés de seguridad,
  • Mal funcionamiento del termostato,
  • Mecanismo interno del reloj averiado o con las conexiones quemadas,
  • Función temporizador está en modo desconexión.

En ocasiones es más complicado encontrar el motivo por el que el horno no calienta, que la misma reparación. Por ello es importante contar con la ayuda de un servicio técnico profesional que nos resuelva el problema con garantía y eficiencia.

Cuando enciendo el horno salta el diferencial

Esta avería casi siempre tiene su origen en un problema con las resistencias. Es posible que se hayan fundido o que no puedan trabajar a pleno rendimiento porque se encuentran en mal estado, provocando que salte el diferencial. En raras ocasiones puede deberse a una avería en el sistema eléctrico.

La solución consiste en sustituir la resistencia estropeada por una nueva. Este procedimiento debe realizarlo un profesional ya que hay que extraer el aparato e instalarlo de nuevo posteriormente.

La puerta del horno no cierra bien

Es habitual que, con el tiempo, las bisagras de la puerta de nuestro horno eléctrico se desencajen provocando que la puerta del horno no cierre bien, o que debido a las altas temperaturas, las juntas se deterioren impidiendo el correcto sellado de la puerta.

Estas averías tienen fácil solución. Si el problema está en las bisagras, las sustituiremos por otras nuevas para mantener la tensión adecuada. Si la incidencia se debe a las juntas, se cambiarán igualmente para conseguir un cierre hermético.

Es poco frecuente que la causa de esta avería se deba a un problema en la instalación o esté en la forma de la puerta. En este último caso, la marca del electrodoméstico tendrá que asumir la reparación, ya que probablemente, será un problema en la fabricación del electrodoméstico.

Horno no tiene luz

La luz del interior del horno es esencial para comprobar el progreso del cocinado sin tener que abrir la puerta y evitar perder temperatura, que puede ser perjudicial para algunas preparaciones.

⚠️ ¿El horno hace que salten los plomos? Horno hace saltar el diferencial 👈

La reparación es sencilla: sustituir la bombilla fundida por una nueva. A veces simplemente está mal enroscada y apretándola un poco más, volveremos a tener luz en el interior de nuestro horno. Siempre, después de manipular la bombilla, debemos recordar colocar el protector que la cubría, para evitar que las altas temperaturas la hagan explotar.

Si has detectado cualquiera de estas averías en tu horno eléctrico, no dudes en contactar con nuestro servicio técnico que estará encantado de asesorarte y ayudarte en la reparación de tu electrodoméstico. Recuerda que un correcto mantenimiento puede ayudarte a evitar reparaciones innecesarias.

Dejar un comentario

Call Now ButtonLLAMAR AHORA