Sal para lavavajillas: ¿Para qué sirve y dónde se pone?

Muchas veces esperamos a que llegue una avería para prestar atención a los consejos existentes en lo que respecta al mantenimiento de nuestros electrodomésticos. Y eso que hay algunos que son extremadamente sencillos de practicar, como el de la sal para el lavavajillas: ¿Para qué sirve y dónde se pone? Te lo contamos a continuación.

¿Para qué sirve la sal en el lavavajillas?

La sal tiene una importancia tremenda a la hora de hacer de comer y es uno de esos elementos que no pueden faltar en cualquier cocina. Lo que la mayoría de la gente no sabe, es que tiene una aplicación que pueden ayudar, y mucho, al cuidado del lavavajillas.

En realidad, hablamos de un tipo de sal diferente, diseñada específicamente para lavavajillas, pero que es un producto formado a base de cloruro de sodio, es decir, con la misma composición que la sal que utilizamos para condimentar nuestros alimentos. Solo se diferencian en que la sal de lavavajillas no tiene carbonatos de hierro.

En lo que respecta a la funcionalidad de la sal en el lavavajillas, habría que empezar por explicar que hay diferentes clases de agua, teniendo en cuenta la cal que pueden llegar a contener.

Esta cantidad de cal se mide en miligramos por litro y existe una gran diferencia entre la cal que hay presente en las aguas de Málaga y la que se puede observar en las aguas de Segovia. Para que puedas hacerte una idea aproximada de lo que supone, entre estos dos ejemplos concretos hay más de 150 miligramos por litro de diferencia.

Pues a mayor cantidad de cal presente en el agua que utilizamos para los lavados, mayor daño va a ocasionar esta en nuestro electrodoméstico y, por supuesto, en nuestra vajilla.

La función de la sal, por lo tanto, va a ser la de ayudar a que la vajilla quede mucho más limpia y sin restos blancos tras el lavado, pero también la de impedir que la cal se apodere de nuestro electrodoméstico, previniendo posibles averías en el mismo.

¿Dónde se pone la sal en el lavavajillas?

Aunque muchos usuarios desconozcan el uso de la sal en el lavavajillas, está tan extendido que es absolutamente normal que los fabricantes incluyan en sus electrodomésticos un compartimento propio para la misma.

Aunque depende de la marca y el modelo, en la mayoría de los casos el depósito se ubica en la zona del desagüe, para que tengamos una mayor comodidad a la hora de acceder a su uso.

Para poner sal, empezamos por tener el lavavajillas apagado y después procedemos a abrir la tapa. No debemos sorprendernos si hay agua en el compartimento en el que vamos a echar la sal, así que podemos verterla igualmente y sin ningún tipo de problema porque su efecto va a ser el mismo.

Con respecto a cuánta sal hay que echar al lavavajillas, lo ideal es llenar el depósito. Si tu duda está en cada cuanto rellenarla, puede que te alegre saber que ya son muchos los modelos de lavavajillas que incluyen una señal luminosa que avisa del momento en que es conveniente volver a recargar el compartimento.

Si no es tu caso particular, se puede establecer como norma genérica un cambio de sal mensual. Sin embargo y como comentamos anteriormente, esta generalidad va a depender bastante de la cantidad de cal que contenga el agua del sitio en el que vives (también conocido como dureza del agua), por lo que deberías tenerlo en cuenta.

Y es que, pequeños gestos como este pueden ser muy significativos más adelante y hacerte ahorrar importantes cantidades en el futuro en materia de reparación del lavavajillas.

Si necesitas ayuda profesional, en Rapitecnic llevamos más de 20 años encargándonos del mantenimiento de todo tipo de electrodomésticos, así que no dudes en contactar con nosotros para que podamos ayudarte con la sal para lavavajillas.

Dejar un comentario

Call Now ButtonLLAMAR AHORA