Nevera hace ruido: Posibles causas y soluciones

Una nevera hace ruido porque todos los electrodomésticos mientras funcionan emiten sonidos. Más aún, aquellos que trabajan las 24 horas del día, los 365 días del año, como es el caso del frigorífico. No obstante, una de las cuestiones que tienen en cuenta las distintas marcas a la hora de lanzar nuevos equipos, es lograr que sean cada vez más silenciosos para que distorsionen lo menos posible el confort acústico del hogar.

Dentro de los ruidos que hace la nevera, hay que diferenciar aquellos que son normales, derivados del propio funcionamiento del aparato, de otros que no lo son en absoluto y nos están dando pistas de que se está produciendo una avería. En este caso, debemos prestarle atención inmediata y así evitar daños mayores, a veces, incluso irreversibles.

Ya que la nevera es un electrodoméstico imprescindible en toda cocina para mantener los alimentos bien conservados y además, supone una inversión económica importante, ponerse en manos de un servicio técnico de calidad ante cualquier incidencia, es la mejor opción para asegurarse una reparación que ofrezca garantías y sea duradera en el tiempo.

¿Por qué la nevera hace ruido?

Existen diversas causas que explican por qué la nevera hace ruido. No hay que alarmarse pensando en que nuestro electrodoméstico se ha averiado en cuanto escuchamos un ruido que proviene del refrigerador, porque hay muchos sonidos que derivan del correcto funcionamiento del aparato.

nevera hace ruido

El sonido normal que emite una nevera cumpliendo su función es un zumbido discreto que no interfiere en la realización de otras actividades. Este runrún es causado por la circulación del aire frío que se produce para refrigerar los alimentos.

Cuando el ruido va acompañado de otras cuestiones como que no enfría lo suficiente, se sobrecalienta en exceso la carcasa exterior, vibra constantemente, etc. y además es un sonido muy fuerte y molesto, es probable que sí estemos ante un problema que debamos solucionar y tenga que contactar con nuestro servicio técnico de reparación de frigoríficos multimarca.

⚠️ ¿Hace ruido el aire acondicionado? ¿El aire acondicionado hace ruido extraño? 👈

Ruidos habituales y normales del frigorífico

La nevera está siempre funcionando por lo que es lógico que emita más barullo que cualquier otro electrodoméstico. Te enseñamos a identificar los ruidos habituales y normales del frigorífico que no deben alarmarte cuando los escuches y forman parte de la personalidad de tu equipo.

  • Chasquido: Indica que el termostato se ha apagado porque ha finalizado el proceso de regulación de la temperatura. En los modelos no frost también suena cuando empieza y finaliza el ciclo de descongelación automática del equipo.
  • Burbujeo o borboteo: Se produce cuando el líquido refrigerante circula por los conductos internos de la nevera.
  • Golpes: Se deben a la dilatación o contracción de las paredes ocasionadas por los cambios de temperatura.
  • Silbidos o zumbidos: Causados por la circulación del aire y del funcionamiento del motor y los ventiladores del condensador y evaporador.
  • Alarmas: Cuando suenan, hay que revisar el motivo y ponerle solución. Lo más frecuentes es que se deban a que la temperatura ha aumentado porque hemos dejado la puerta abierta.

¿Por qué la nevera hace un ruido extraño?

Existen ruidos extraños del frigorífico que nos están avisando de que algo no marcha bien en nuestro refrigerador. Es importante prestarles atención y arreglar cuanto antes la avería que nos indican, para que no desemboquen en un fallo mayor que impida su reparación y nos obligue a adquirir un electrodoméstico nuevo.

A continuación, te mostramos cuáles son los ruidos irregulares que deben alarmarte y a los que debes prestar atención, para solicitar ayuda especializada cuanto antes.

  • Fuerte vibración. Suele deberse a una instalación incorrecta que hace que choque contra la pared u otro mueble de la cocina. También es frecuente que esté causada por falta de nivelación en las patas que son regulables y en ocasiones se desajustan.
  • Traqueteo. Ocasionado por un alimento que toca las paredes del frigorífico sobre todo si está envasado en vidrio. También puede estar causado porque las baldas o estantes no están bien sujetos.
  • Bloqueo de las aspas del ventilador. Si el sonido proviene de la zona entre el congelador y la sección de alimentos frescos, es posible que el ventilador se encuentre sucio o tenga las aspas dobladas.
  • Desgaste del amortiguador. Esta pieza es una solapa que regula la entrada de aire frío desde el congelador a la zona de alimentos frescos. En ocasiones, al ser una parte móvil, se escucha un crujido o chirrido cuando se abre o se cierra debido a que está sucio o deteriorado.
  • Tubos del serpentín del condensador doblados. Suele producirse después de mover el frigorífico, de manera que las bobinas del condensador se hayan doblado y estén lo suficientemente cerca como para tocarse entre sí. Esta incidencia es grave, ya que puede ir acompañada de fuga de refrigerante.
  • Problemas en los motores. Un chirrido más fuerte de lo habitual puede avisarnos de que tanto el motor del ventilador del condensador o el motor del ventilador del evaporador se están estropeando.
  • Ruido desde el fondo como si se estuviera sacudiendo el frigorífico. Indica problemas en la bandeja de goteo.

¿Cómo solucionar los ruidos de la nevera?

Una vez hemos identificado el origen de los ruidos de nuestra nevera, si consideramos que no es debido a un problema de gran envergadura, podemos intentar solventarlo nosotros mismos.

Los sonidos que emite tu nevera dan muchas pistas sobre qué le sucede y cuándo hay que pedir ayuda para solucionarlo. Te mostramos ejemplos de ruidos que aparecen en tu refrigerador y cómo subsanarlos.

  • En caso de que la nevera esté mal nivelada, bastará con verificarlo con un nivel de burbuja y ajustar las patas hasta que el nivel se lea correctamente y si está mal instalada, habrá que separarla del fondo y de la pared o de los muebles de cocina que tenga a los lados.
  • Cuando el ruido está ocasionado por los alimentos que chocan con las paredes internas, reorganizaremos estos productos y los separaremos de las paredes evitando que rocen. Si lo ocasionan las baldas, las ajustaremos bien para que no se muevan con las vibraciones propias del aparato.
  • En caso de que el problema provenga de la bandeja de goteo, probaremos a sacarla y colocarla de nuevo.
  • Unas aspas con suciedad adheridas, requieren limpieza con agua jabonosa y posterior secado. Si están dobladas, será necesario reemplazarlas por unas nuevas.
  • Si el problema es alguno de los motores, un experto determinará el alcance de la avería y el coste de la reparación.

5/5 - (1 voto)

Dejar un comentario

Call Now ButtonLLAMAR AHORA