¿Por qué el congelador no congela?

¿Has tenido problemas con tu congelador recientemente? ¿El congelador no congela correctamente? El congelador es un elemento imprescindible en cualquier cocina y nos ayuda a mantener los alimentos en perfecto estado de conservación.

Se presenta como un gran aliado a la hora de organizar los menús semanales y nos ofrece la posibilidad de tener siempre a mano opciones saludables, guisos elaborados con antelación, alimentos de temporada fuera de la época que les corresponde y almacenaje de materias primas que se pueden cocinar en cualquier momento sin necesidad de tener que hacer la compra al día.

Para asegurar un correcto funcionamiento del congelador, se deben tener en cuenta algunos aspectos como:

  • Su ubicación, lejos de la luz directa del sol y de fuentes de calor.
  • Una buena ventilación, mínimo a 20 cm de la pared.
  • Temperatura ambiente de la cocina entre 5 y 43 grados centígrados.
  • Nunca meter alimentos calientes ni en grandes cantidades de golpe.
  • En el caso de un aparato “no frost”, limpiarlo y descongelarlo con frecuencia.

Pero como todos los electrodomésticos, el congelador puede sufrir diversas averías bien por falta de mantenimiento, por desgaste al estar funcionando continuamente, o simplemente por el deterioro de alguno de sus elementos.

Esto se traduce en que el congelador no congela correctamente o no alcanza la temperatura adecuada deseada.

¿Qué tengo que hacer si el congelador no congela y solo enfría?

Cuando se empieza a detectar que un congelador no congela o no enfría lo suficiente, es porque se está produciendo una avería en cualquiera de sus componentes. En este caso, es primordial ponerse en contacto cuanto antes con un servicio técnico especializado que haga una revisión del aparato y localice cuanto antes el problema a solucionar.

congelador no congela

Las causas de la avería pueden ser muy diversas y dependiendo de su gravedad, arreglarlo será más o menos complicado.

Es muy importante no dejar pasar el tiempo desde el momento en el que se comienza a notar que no funciona correctamente, porque solo se conseguirá agravar la situación y disminuir las posibilidades de resolver el desperfecto. En ocasiones, una pequeña avería puede producir una cadena de daños sucesivos y lo que podía ser un fácil y económico arreglo se convierte en una reparación de gran coste y magnitud.

⚠️ Este artículo te puede resultar interesante: ¿Por qué el aire acondicionado gotea?

Una cuestión importante a tener en cuenta es que no se debe desenchufar de la corriente el congelador antes de que lo valore el servicio técnico al que se haya avisado, ya que con el electrodoméstico apagado es imposible realizar el diagnóstico y localizar el origen de por qué el congelador no congela y solo enfría.

Principales averías en un congelador

Existen muchas causas que pueden producir averías en un congelador. Algunos motivos que se repiten con más frecuencia en los avisos a los servicios técnicos de reparación, los enumeramos a continuación.

  • Mal cierre de la puerta del congelador. A veces, la goma que confiere hermetismo al congelador se encuentra agrietada, dañada o doblada y dificulta el correcto sellado de la puerta. El técnico la recolocará adecuadamente o la cambiará según la necesidad de cada caso.
  • Fallo de algún componente del congelador: filtro, ventilador y evaporador. El depósito de polvo y otras sustancias en cualquiera de estos elementos, produce una disminución en la circulación del aire frío que impide su llegada a todas las partes del congelador. El profesional desarmará las piezas del circuito de aire, las limpiará cuidadosamente y procederá a colocarlas de nuevo en su posición.
  • Hielo acumulado. En múltiples ocasiones el congelador genera una gran cantidad de hielo e impide su correcto funcionamiento. Es recomendable que se descongele todo el aparato y se limpie todo el hielo acumulado.
  • Avería en el termostato. Esta avería ocasiona que el congelador funcione, pero solo hasta alcanzar una determinada temperatura. En los aparatos nuevos es una avería poco frecuente ya que estos elementos son electrónicos y ofrecen bastante garantía. No obstante, si es el origen de la avería, el experto lo sustituirá fácilmente por otro por un coste no especialmente elevado.
  • Pérdida del gas refrigerante. En este caso, el técnico tendrá que localizar el origen de la fuga para arreglarla, puede ser que las tuberías se hayan picado o que las juntas estén desgastadas por el paso del tiempo. A continuación, realizará una recarga del gas que se ha perdido.
  • El motor no funciona. Puede deberse a su vez a varias razones, pero supone en la mayoría de las veces un arreglo bastante considerable y costoso.

Puede solicitar ayuda profesional a través de nuestro servicio técnico de reparación y un experto en la materia acudirá a su domicilio para solucionarle la incidencia.

5/5 - (1 voto)

Dejar un comentario

Call Now ButtonLLAMAR AHORA