¿Qué es un calentador estanco?

Hoy en día, es imposible concebir un hogar donde no exista suministro de agua caliente. Es un punto clave para la comodidad de los habitantes de una vivienda que necesitan disfrutar de ella a una temperatura adecuada para sus hábitos diarios, tanto en lo que se refiere a higiene como a tareas del hogar. Por ello, electrodomésticos como los calentadores cobran una gran relevancia, todavía más si hablamos de los calentadores estancos.

Se trata de calentadores que, además de aumentar la temperatura del agua para nuestro confort, aportan seguridad máxima a nuestro día a día. ¿Por qué? Porque este tipo de calentadores llevan a cabo la combustión del gas en el interior de una cámara aislada o estanca. Es decir, que impiden la posible fuga de gases perjudiciales.

Gracias a ello, contamos con una tecnología ideal para una familia en su hogar: máxima eficacia para calentar el agua de uso diario, y también un diseño y un funcionamiento pensado para ofrecer una seguridad total.

¿Cómo funciona un calentador estanco?

Lo que realmente distingue a un calentador estanco es su funcionamiento, todo el proceso que le permite evitar la liberación de gases nocivos dentro de una casa. El equipo recibe el oxígeno a través de un tubo para realizar la combustión en la cámara estanca. Para ello, se apoya en un ventilador que también se ocupa de expulsar los gases producto de esta combustión, pero lo hace hacia el exterior del hogar.

El resto del proceso, es bastante similar al resto de calentadores de gas, estos equipos tan importantes en el día a día de cualquier vivienda. Se les conoce como “calentadores instantáneos” gracias a su capacidad de calentar el agua dependiendo de la necesidad de quien la utiliza. Es decir, no acumula el agua, sino que el suministro es continuo mientras el usuario tenga la necesidad de ello.

El calentador activa su funcionamiento cuando abrimos el grifo del agua caliente, o directamente si encendemos el equipo. El proceso arranca con el flujo de agua fría, que recorre la caldera interior mediante el serpentín, un tubo diseñado en forma de espiral cuyo recorrido pasa sobre el quemador. Es aquí donde el líquido se calienta antes de salir por el grifo.

¿Qué beneficios ofrece un calentador estanco?

Si hablamos de las ventajas que ofrece un calentador estanco con respecto a otro tipo de equipos, la principal es la referente a la seguridad.

Como hemos comentado en párrafos anteriores, lo que distingue a los calentadores estancos del resto es que realizan la combustión del gas dentro de una cámara sellada y aislada, por lo que no permiten ni siquiera una mínima fuga de gas al interior del hogar.

Esto es algo clave que define a la perfección el cometido y la función de un calentador estanco. No se trata solo de un electrodoméstico con el que el agua de la ducha o del fregadero alcance una temperatura estable y agradable, sino que, además, contamos con la tranquilidad de que el proceso se produce con total fiabilidad para los habitantes de la vivienda.

Otra de las ventajas de este tipo de calentadores es su alta eficiencia energética. Es decir, ofrecen el mejor rendimiento y, al mismo tiempo, consumen poca energía, respetando el medio ambiente.

Los calentadores estancos son los más destacados en este aspecto, y es algo que influye positivamente en la economía del hogar ya que supondrá un ahorro en la factura de la luz a final de cada mes.

¿Cuánto cuesta instalar un calentador estanco?

La instalación de un calentador estanco solo puede ser llevada a cabo por un profesional experto en la materia. Para conseguir que el equipo funcione a pleno rendimiento y sin problemas, deberemos recurrir a un técnico especializado que conozca al detalle su funcionamiento. Además, puede asesorarnos acerca de otras prestaciones, como el control remoto a través de una aplicación móvil.

A través de nuestro servicio técnico de calentadores el coste económico y la instalación del equipo vendrá sobre todo condicionada por el modelo de calentador estanco que seleccionemos. En el mercado pueden encontrarse alternativas con un precio comprendido entre 300 € y 500 € dependiendo del modelo y el precio de la mano de obra, dependiendo sobre todo de la capacidad que necesitemos según los habitantes de la vivienda.

Dejar un comentario

Call Now ButtonLLAMAR AHORA